Fandom

RuneScape Wiki

Diario del contrabandista

1.245páginas en
el wiki}}
Crear una página
Comentarios0 Share

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

Diario del contrabandista.png Diario del contrabandista (Smuggler's journal)
Fecha de creación 22 de Abril del 2014
¿Solo para miembros? NoNo miembros
¿Objeto de misión? Sí - Sombras sobre Ashdale
¿Intercambiable? No
¿Equipable? No
¿Apilable? No
Alquimia básica 0 moneda
Alquimia avanzada 0 moneda
Destruir Puedes recuperar este objeto de Gudrik, en Taverley.
Precio en tiendas No se vende
Examinar Un diario de contrabandista. (Sombras sobre Ashdale) ("A smuggler's journal. (A Shadow over Ashdale)")
Peso 1 kg
[ver] [editar] [disc]
Diario del contrabandista detallado.png

El diario del contrabandista (Smuggler's journal en inglés) es un objeto de misión encontrado durante la misión Sombras sobre Ashdale. Contiene las crónicas de uno de los contrabandistas que usaban las Cuevas de Ashdale como su escondite. Es obtenido al buscar en el cuerpo del contrabandista muerto durante la misión. Puede ser agregado a un librero en una casa del jugador.

TranscripciónEditar

15 de bennatoEditar

Hoy llegamos a tierra. Arcadio tenía razón, las cavernas son inmensas y hay espacio más que suficiente para la Emperatriz.

Mejor aún, los habitantes de la isla parecen no tener ni idea de la existencia de las cuevas. ¡Gracias a los dioses por la falta de curiosidad de la gente común y corriente! Este va a ser un magnífico escondite.

17 de bennatoEditar

Empezamos a asegurar las cuevas. Guillermez instaló un sistema de seguridad y algunas trampas cazabobos para mantener a raya a cualquier visitante indeseado. El sitio no tiene nada de especial, aunque encontré unas enormes crisálidas cubiertas de algas en una de las cuevas, que me parecieron bastante raras.

20 de bennatoEditar

Hoy el capitán Mulligan me ordenó investigar la cámara noroeste, donde encontré varios agujeros en la pared. Eran grandes, situados a intervalos regulares y del mismo ancho que una persona.

Me asomé a uno y vi algo dentro. Pensé que se trataba de un cangrejo gigante y lo pinché con mi arpón, pero no se movió, así que llamé a Sigfrido para que me ayudara a sacarlo. Saradomin bendito, no lo hubiera hecho.

No sé cómo describir lo que encontramos. Era una especie de impía fusión de hombre, cangrejo y calamar. Ninguno de nosotros dijo ni una palabra, nos limitamos a contemplar a la criatura en un silencio aterrorizado.

De pronto, empezó a moverse, y antes de que yo pudiera reaccionar, Sigfrido la atravesó con su lanza. Emitió un horrible sonido gorgoteante al morir.

Me apresuré a ir con el capitán Mulligan y le conté lo que encontramos. Me siguió hasta donde estaba la criatura y tras mirarla un buen rato, me dijo que la tirara al agua y se fue. Corrí tras él, suplicándole que nos dejara marchar, pero dijo que las cavernas eran demasiado valiosas como para abandonarlas.

Volví con Sigfrido y, entre los dos, arrojamos la criatura al mar.

21 de bennatoEditar

Anoche dormí mal, tuve pesadillas. Los demás ya tuvieron noticias de la criatura y la mayoría quiere irse. Por suerte, parece que eso convenció al capitán Mulligan. Tal vez se dio cuenta de que más vale abandonar este lugar que contrariar a su tripulación, y dio órdenes de prepararnos para partir.

Si fuera por mí, nos largaríamos de inmediato, pero Mulligan quiere que primero reunamos todo lo que haya de valor.

22 de bennatoEditar

¡Sabía que teníamos que haber partido antes! Ahora ya es demasiado tarde.

Sucedió a mediodía. Andrés y Pedro iban cargando madera por la cubierta cuando Andrés tropezó y cayó. Aterrizó torpemente y, de alguna forma, se las arregló para soltar uno de los cañones de su soporte. Al caer sobre la cubierta, el arma se disparó.

El ruido fue tan ensordecedor, que al principio pensé que se derrumbaba el techo de la caverna. Luego, cuando cesó el pitido en mis oídos, escuché un sonido como de patas correteando que me hizo sentir escalofríos.

De repente, Andrés gritó, mientras señalaba hacia la pared de la cueva. Seguí su mirada y vi una oscura forma emergiendo de uno de los agujeros. Y luego otra. El sonido correteante se intensificó. En ese momento, el capitán Mulligan apareció en cubierta y nos llamó a las armas. A partir de ese momento, todo se sumió en el caos.

Una de las criaturas apareció en cubierta seguida por dos más. Los que tenían espadas, las desenvainaron. Oí gritos, chillidos y el entrechocar del acero. Vi caer a Arcadio, con el rostro cubierto de sangre. Más y más criaturas subieron al barco. Luego vi a Mulligan, gritando mientras una de las criaturas lo sujetaba y arrastraba hacia la oscuridad. Me invadió el pánico, así que di media vuelta y salí corriendo.

Ahora estoy en la cueva más meridional, con las criaturas a un lado y el mar embravecido al otro. Lanzarme al océano sería un suicidio, así que parece que voy a tener que enfrentarme a ellas. Solo tengo una cosa clara: no quiero sufrir el mismo destino de Mulligan

Se acercan. Puedo oírlas.

Spotlights de otros wikis

Wiki al azar